Noticias, Cancun

Si no logro la candidatura, la lucha continuará: Marichuy

MÉXICO 12 FEB.- María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, quien aspira a una candidatura independiente a la Presidencia, y cinco consejeras de distintas etnias del Concejo Indígena de Gobierno-Congreso Nacional Indígena reconocieron que si al final del plazo establecido por el Instituto Nacional Electoral (INE) –que vence el lunes 19 de este mes– no reúnen las firmas suficientes para que su abanderada aparezca en la boleta electoral, la campaña en torno a la propuesta de reconstruir a un México con esperanza para los de abajo va a continuar.

Marichuy aseguró que se completen o no las firmas, ya cumplimos nuestro objetivo. Ahora tenemos un compromiso. Nos toca a nosotros decidir, pensar, diseñar un nuevo país con nuestros pensamientos, nuestros modos y adaptado a los nuevos tiempos.

En un acto público que se organizó en torno a la carpa de la explanada del Palacio de Bellas Artes para recaudar firmas en favor de la médico tradicional náhuatl, los intelectuales Pablo González Casanova, Juan Villoro y Gilberto López y Rivas, que integraron junto con decenas más la asociación civil Llegó la Hora del Florecimiento de los Pueblos, advirtieron que la forma en que se concibió la ley para la inscripción de candidatos independientes para los comicios de este año, con un requisito de 800 mil firmas digitales como mínimo para la presidencial, supuso un diseño discriminatorio contra millones de indígenas que viven en zonas remotas y sin acceso a las redes celulares y de Internet.

Hasta el último corte, Marichuy contaba con poco más de 210 mil firmantes y ya solamente queda una semana para reunir los más de 800 mil apoyos que requiere el INE.

Sobre lo relativo de este plazo, el escritor Villoro citó a José Alfredo Jiménez, quien en su popular canción habla de que no hay que llegar primero, sino que hay que saber llegar. Y refirió que esta campaña de Marichuy ha sido esencialmente distinta a todas los demás. Las otras candidaturas independientes fueron un Plan B de la clase política para que en el fondo nada cambie, gane quien gane. Esos candidatos son como todos los demás. Y a nosotros el INE no nos ha rechazado firmas, como a muchos otros, porque nosotros no hacemos trampa.

La chontal Reyna Cruz, de las tierras altas de Oaxaca, aludió a esta diferencia: En esta campaña no damos ni gorras ni bolsas con despensas, damos nuestra palabra. Y no prometemos nada, sólo compartimos nuestras injusticias y sufrimiento. Por ejemplo, las de su tierra, donde los ricos nos quitan la tierra. Llegan y no preguntan: ¿qué nos quieren dar? Ni siquiera nos saludan y toman lo que quieren. Pero ahora sabemos que, aunque huarachudos, los indios podemos defender nuestros derechos.

Lupita Vázquez Luna fue uno de los niños que no fueron asesinados en Acteal. De esa masacre surgió el liderazgo de esta joven que advirtió: Ya no estamos dispuestos a ser humillados, a que nos quiten lo que es nuestro, empezando por nuestro idioma. Sobre los meses transcurridos en busca del voto por Marichuy, los caminos recorridos y las experiencias escuchadas, concluyó: El Concejo Indígena de Gobierno no se va acabar. Todo lo contrario. Hemos hecho mucha conciencia y la semilla ya está sembrada. (LA JORNADA)

También podría gustarte
error: Content is protected !!