Que, si, que no, que como chin…..no!

Por Patricia Sánchez Carrillo/

Todo parece indicar que el rumbo del sexenio ya fue fijado, el presidente Peña Nieto se decidió por la reforma energética, no hay otra manera de explicarse el parche que presento de reforma hacendaria donde vuelven a las “exitosas” formulas priistas de siempre: joder a la clase media y endeudarse hasta las cachas. Diría mi Chichi Ofe “quien mucho se baja, el trasero enseña”, y como ya no ven lo duro sino lo tupido, en lugar de buscar soluciones para las próximas generaciones de mexicanos, Peña y su equipo optaron mejor por las próximas elecciones. Grabar con IVA colegiaturas, compra, venta, renta e hipoteca de casas, pasajes de autobús, espectáculos públicos (excepción de cine, teatro y circo), y pretender gravar con IVA congresos y convenciones con esto, nos demuestra lo perdidos y confundidos que andan en la administración federal, lo bueno es que nuestro gobernador es el presidente de la comisión de turismo en la CONAGO y seguro que habrá de levantar fuerte su voz para oponerse a este descabellado gravamen y también a la homologación al 16% del IVA en Quintana Roo y estados fronterizos, de algo le deben servir los viajes que ha realizado y sus múltiples relaciones.

Continuando con la “reforma salvadora” en ella también se contempla el IVA en chicles, alimentos para mascotas, en la compra-venta de perros, gatos y animales pequeños, (por cierto no le extrañé a usted ver más animalitos en la calle), un aumento en el impuesto especial de productos y servicios (IEPS) para todas las bebidas saborizadas con

azúcar dizque para combatir la obesidad, ni modo “gorditos” habrá que meterle duro a la cerveza porque como “no engorda” no se gravara con más impuestos, ¡válgame Dios! solo vea amable lector algunos de los disparates que proponen, sancionar el consumo de los refrescos que nos guste o no son parte esencial en la dieta de los que menos tienen y eximen de gravar más el alcohol, ¡estos sí que se azotaron!

Para resaltar la tan llevada y traída frase de que “pague más el que más tiene” le dan un toque “social” e incorporan el seguro de desempleo y la pensión universal, buen intento de rebasar por la izquierda, solamente que están equivocando porque se pretende una verdadera reforma fiscal, no social.

En mi opinión lo más grave de esta reforma es que se proponga volver al déficit presupuestal, o sea, a endeudarse más, sin duda tendrán excelentes expertos en la materia en sus gobernadores y ex gobernadores que de endeudarse se la saben de todas todas. Como diría mi Chichi Ofe, “para conocer a Inés, vive con ella un mes”, no hay duda, tenemos al viejo PRI corregido y rejuvenecido de regreso.

La mayor parte de la población actual de México no tiene la menor idea de lo que es vivir las crisis que nos han tocado, sobre todo las de las épocas de Echeverría y López Portillo donde el derroche y vivir de prestado fue la base de esos gobiernos por cierto de no muy gratos recuerdos, ¡Arriba y Adelante! y ¡La solución somos todos! dejaron a México y a muchos mexicanos en la ruina. Ni que decir del trágico “error de diciembre” cuyos cerebros financieros están de regreso ya sea como asesores o con sus alumnos o hijos en el gabinete, eso parece más bien que es la pandilla del presidencial.

Mientras el presidente está verdaderamente obsesionado con sus reformas, nos encaminamos a pasos agigantados hacia una nueva recesión económica, aunque se emPEÑA en negarlo. En su mensaje de buenas intenciones el presidente dijo que “quedaban 120 días para transformar a México”, en la desesperación, se reunió con los gobernadores, (muchos de ellos han endeudado a sus estados) para ponerles en la mesa 27 mil millones “para invertirlos” en infraestructura (equipamiento de hospitales, pavimentaciones y obras) esto en lo que resta del año, impulso el crédito y reactivación de la industria de la vivienda. Ahora sí que les llego la navidad adelantada a los gobernadores, imagínese la de negocios que van a armar apegándose a la recomendación del presidente quien dijo “este paquete, sin duda, es de rápida y pronta ejecución”. Así de desesperados andan en los pinos, que avientan este paquetazo urgente sin la debidas medidas de transparencia, que en estados como Q. Roo brillan por su ausencia, decía mi Chichi Ofe “suerte te de Dios”.

De seguir así las cosas habremos de regresar a lo que el 45% de la población si conocemos y lo conocemos muy bien desafortunadamente: devaluaciones, inflaciones y crisis, al final de cuentas esa es la esencia del PRI sea viejo o renovado, ¡que sí, que no, que como chi…no!, espero de todo corazón equivocarme, pero no se necesita ser muy sabio para saber qué es lo que sucede cuando se gasta lo que no se tiene o más de lo que se tiene. Por lo pronto me despido voy corriendo a comprarle comida a mis perritos antes de que la inflación me alcance y me cobren IVA del 16%. Hasta la próxima soy su amiga Patricia Sánchez Carrillo.

También podría gustarte
error: Content is protected !!