Malecón Tajamar, un símbolo de lucha/

Malecón Tajamar, un símbolo de lucha/

El Minotauro/

Por Nicolás Durán de la Sierra/

En los últimos días, tanto en los espacios periodísticos como en las “redes sociales”, se ha ventilado la pugna que existe entre dos grupos de vecinos de Cancún que, uno, exige el acceso irrestricto al Malecón Tajamar, con todo y automóviles, en tanto que el otro intenta limitar la entrada por razones de orden ambiental: la fauna se estresa y corre riesgo. Ambos coinciden en que se trata de un área pública y debe seguir así, siendo de todos.

Diríase que sus diferencias son de forma, no de fondo y si el objetivo es el mismo, la solución está en el diálogo entre las partes, pero ninguna de las finas cofradías ha mostrado interés por desliar el nudo, sino al contrario, los soeces ataques y defensas en la arena del Facebook se han vuelto su pan diario. So pena de infinito escarnio en la red de redes, ninguno de los cibernéticos adalides está dispuesto su brazo a torcer, tenga la razón o no.

Por si fuera poco, a la fiera lucha de egos cibernéticos se suma ahora la demora en la presentación del plan de manejo del Malecón Tajamar por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, instancia a la que compete velar por el predio y, por extensión, dirimir el vecinal zipizape. Debe tratarse de un plan ambiental la mar de difícil, pues llevan en ello más de un año. Se dice que para finales de septiembre a lo mejor queda.

Entre tanto, crece el júbilo de quienes todavía alegan derechos sobre el malecón y ven como se derrumba la imagen de un esfuerzo que, en pro del bien común, se opuso a la edificación de más plazas y edificios en una zona ya de por sí saturada. El Malecón Tajamar es un símbolo de lucha que va más allá de las poses de un par de perfumadas cofradías, pues representa la voluntad civil por defender su espacio y su calidad de vida.

También podría gustarte
error: Content is protected !!