Los dilemas de AMLO /

Opinión Pública y Debate/

Los dilemas de AMLO /

Opinión Pública y Debate/

Por Néstor Eduardo/

opinionpublicaydebate@gmail.com

 

El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ganó las elecciones con un amplio margen que lo ungió de gran popularidad y legitimidad para su futuro mandato. Aunado a eso, su partido MORENA, ganó el control del sistema bicameral del Congreso de la Unión al tener mayoría en ambas cámaras, lo cual le dará viabilidad a su agenda gubernamental. Sin embargo, después de su toma de posesión el próximo sábado 1 de diciembre, inmediatamente el pueblo empezará a demandar que el cambio prometido, se convierta en una realidad.

Algunos de los enormes retos que deberá enfrentar López Obrador tienen que ver con los siguientes temas: la justicia transicional, el narcoestado, la disminución de la violencia y la pacificación del país, la guardia nacional y la relación con las fuerzas armadas, la instrumentación de la revocación del mandato, la viabilidad de la descentralización administrativa, etc.

Algunos de estos desafíos pondrán a prueba todas las capacidades de su primer círculo de poder, y le darán claridad u oscuridad a su gobierno. En el caso de la justicia transicional por ejemplo, con los miles de muertos y desaparecidos, se necesitará una reinvención de los sistemas ministeriales, periciales, forenses y jurisdiccionales para investigar las miles de fosas comunes e identificar a las víctimas y, si es posible aún, dar con los responsables.

Por otra parte, el caso de la impunidad de los expresidentes es toral. ¿Cómo inaugurar una nueva etapa, cómo cimentar la cuarta República sin una somera revisión judicial sobre los crímenes, omisiones, complicidades y latrocinios de los expresidentes? Para AMLO el tema de la justicia transicional, será una decisión de suma importancia, y sea cual sea la misma, determinará inequívocamente el rumbo y los alcances de su proceso de transformación política sexenal. A partir de ésta decisión, los mexicanos sabremos si el cambio va en las formas o en el fondo.

Para el caso del narcoestado, su gobierno no únicamente deberá analizar las opciones liberalizadoras del mercado de los estupefacientes, como la cannabis y otras sustancias, sino decidir si habrá continuidad o ruptura con la narcopolítica. En este sentido, las acciones preventivas y correctivas de las SHyCP a través de la Unidad de Inteligencia Financiera, la CNBV, el BANXICO y el sistema bancario y financiero en general, son los mejores instrumentos en el combate a la narcopolítica, y nuevamente si se realizan las investigaciones a fondo y se hacen los deslindes jurisdiccionales pertinentes, entonces, el tema de los expresidentes saldrá una vez más al centro de la escena pública.

Para el caso de la disminución de la violencia y la pacificación del país, lo que más le dará resultado será combatir la pobreza, la falta de oportunidades y la marginación clasista hacia los jóvenes con una serie de programas bien articulados en materia de política social, -educativa, laboral, deportiva, recreativa y cultural-. Se necesitará reorientar la mayor parte de ese presupuesto antaño destinado a la milicia, en acciones preventivas y no punitivas, para empezar a dar resultados en la ruta correcta. Reconstruir el tejido social implica entrarle a fondo al problema de la intermediación gubernamental en ámbitos tan finos como la familia, las escuelas, la comunidad, las asociaciones civiles y las iglesias.

En su relación con las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional, parece más un ejercicio de rotación de cargos de mando y tropa (necesario para romper con las inercias y lealtades construidas en el viejo régimen), que una acción tendiente a depurar a la milicia y a reestructurar sus funciones. Lo que se necesita es alejarlos de la vida política, de las tentaciones económicas (la lucha con el narco), y de las acciones de inteligencia. Un ejército republicano implica un ejército encuartelado. López Obrador deberá estar pendiente de la sombra del golpe de estado, del pinochetazo, el cual estará presente y se convertirá en algo más que un amago cuando el viejo régimen intente resurgir de sus cenizas y evitar el encarcelamiento de expresidentes o de algún miembro de la oligarquía mexicana, por ejemplo.

Y dicho pinochetazo puede venir por el lado del desafuero y de la revocación del mandato, si Andrés Manuel piensa que esas medidas le darán respaldo popular al comenzar a materializar sus promesas de campaña, deberá también entender que tanto el desafuero como la revocación del mandato concomitantemente le abrirán la puerta al golpe militar. AMLO, o su primer círculo, deberá revisar con mayor detenimiento lo sucedido en el 11/S, deberá prever que la oligarquía reaccionaria mexicana lleva 200 años de vida “independiente” y 300 de vida colonial, y que la resistencia republicana nacionalista, ya no revolucionaria, lleva a lo mucho, la etapa juarista y cardenista. De modo que sin una transformación prolongada y sistemática en la cultura política de los mexicanos la cuarta república puede en verdad, durar mucho menos de un sexenio.

También podría gustarte
error: Content is protected !!