La transición alcanza al Poder Judicial /

Opinión Pública y Debate /

Por Néstor Eduardo /

De acuerdo a lo establecido en el Art. 128 Constitucional, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia eligieron a Arturo Zaldívar Lelo de Larrea como Presidente de dicho Tribunal para el periodo de 2019 a 2022. Zaldívar fue electo con 7 de 11 votos de los ministros, sustituyendo a Luis María Aguilar Morales, un magistrado de corte conservador.

Históricamente, el Poder Judicial ha sido un poder sumiso al Ejecutivo Federal. En la historia política reciente, los instrumentos propios de una vida política sana y equilibrada entre poderes han sido subutilizados, instrumentos como las controversias constitucionales o las facultades de investigación de la Suprema Corte, han jugado un papel ornamental si no es que nulo en los procesos de cambio político en los últimos lustros. Con la excepción del periodo de la Reforma, en México los tribunales se han comportado como un apéndice del Presidente de la República.

No obstante, al parecer, la transición por fin a alcanzado al Poder Judicial. Desde el propio perfil del Magistrado Zaldívar, -al cual se le considera como un externo, dado que no surgió del seno de la carrera judicial como todos sus antecesores-, se aprecia que intentará aplicar su visión liberal y progresista dentro del Tribunal Constitucional mexicano así como en el Consejo de la Judicatura Federal.

En el análisis de sus votaciones, proyectos y dictámenes, se aprecia una visión si no contraria al status quo jurisdiccional, al menos sí al margen de la visión inercial de canonjías, nepotismo y dispendio que ha prevalecido en el Poder Judicial. Ya que en varias ocasiones se ha pronunciado el ahora Ministro Presidente por un cambio en las prácticas de corrupción que tanto han afectado al Poder Judicial en su conjunto.

Al tenor de lo anterior, en el tablero de ajedrez del poder político en México, Andrés Manuel, muy probablemente de la mano de Olga Sánchez Cordero, se ha anotado un nuevo Jaque al grupo del poder saliente con el cabildeo exitoso de Zaldívar.

Por lo tanto, se espera con esto, el Poder judicial reciba una bocanada de aire fresco y de a poco en poco se vayan diluyendo las lealtades e intereses que durante décadas impidieron que los jueces fungieran como un sistema de pesos y contrapesos propios de una República democrática.

Correo: opinionpublicaydebate@gmail.com

También podría gustarte
error: Content is protected !!