La toma de los municipios

Pensamiento lateral/

Por: Miguel Á. Martínez Castillo (*)/

Una sola cosa nos explica bien la historia y es en qué consisten los malos gobiernos.

Thomas Jefferson (1743-1826) Político Estadounidense.

No había iniciado el 30 de septiembre y los Presidentes municipales ya estaban preparándose para tomar protesta y hacerse de la administración por los próximos tres años.  Luego de poco más de una década no se había dado el hecho de tener el control absoluto –por un solo partido político- en el Congreso, la gubernatura, el Poder Judicial y los 10 ayuntamientos.  A partir del último día de septiembre será una realidad.

No es necesario hacer una retrospectiva de los trabajos realizados de cada administración municipal pero sí del legado que dejan a las entrantes administraciones.  Todos los municipios –excepto Bacalar, hasta donde se tiene conocimiento- dejan una herencia con deudas económicas, sea a proveedores o pública, un adeudo de pagos de nómina, nóminas sobre cargadas, presuntos desvíos del erario, obras inconclusas, entre otras temáticas.

Benito Juárez, Othón P. Blanco y Solidaridad merecen mención especial.  Los primeros dos municipios concentran más del 70% del padrón electoral, prácticamente dos terceras partes de la población y son los dos espacios territoriales donde fluctúa el poder político y económico del estado.  Cancún, con un severo problema de inseguridad, de calles en buenas condiciones, y más reciente de un sistema deficiente de recolección de basura, será gobernado de nueva cuenta por el PRI.  Uno de los municipios más multi ideológicos dada su condición migrante, el nuevo gobierno de Cancún no sólo deberá responder a las amplias demandas sociales requeridas, sino también conducirse con apego a la legalidad.  Habrá que esperar cuál es el alcance de los acuerdos que tuvo Ricalde con Carrillo y hasta dónde llegará el hilo del deslinde de responsabilidades.

Y es que administrar el municipio con más recursos en el estado no es sencillo pero tampoco nada despreciable: el cargo que hoy detenta Paul Carrillo lo anota naturalmente a la sucesión gubernamental, independientemente de la capacidad que tenga o no de ser el candidato.  Es una posición que ya lleva consigo la carta de la gubernatura.  Sin embargo, pronostico una lucha intestina entre los actores internos priístas por pelearla: además de Carrillo están Mauricio Góngora, Freddy Marrufo y de quien recientemente se ve como el preferiti: José Luis Toledo Medina.

Othón P. Blanco es un caso sui géneris.  Abuxapqui, a pesar que ganó la contienda, no llega con mayoría a su cabildo, al menos no con su mayoría.  Su planilla está compuesta por funcionarios que no responden a sus intereses y en la instalación y toma de protesta se evidenció de quién van a recibir instrucciones.  Tendrá, por lo pronto, buscar en la oposición alianzas determinantes si quiere que su gobierno se mantenga vivo.  La situación es más precaria que la de Cancún: un sobre endeudamiento público, servicios públicos severamente deficientes con un sistema de alumbrado que además de costar carísimo, su desempeño es deficiente; un sistema de recolección de basura abandonado y con unidades prácticamente inservibles; calles en pésimo estado, un transporte público colapsado y una ciudad cada vez más impactada por la violencia.  El reto no es fácil para el gobierno municipal, sobre todo si no se cuenta con el total respaldo del gobernante estatal.

Creo, desde mi particular punto de vista, que se debe empezar por lo esencial: resolver el problema financiero.  Sabiendo con cuánto se puede contar permitirá a ciencia cierta hasta dónde se puede llegar.  El primer costo político deberá asumirse a la brevedad ya que está iniciando y por tanto, el desgaste natural aún no cobra sus efectos.  De lo poco que se puede hacer, se debe atender básicamente los servicios públicos, principalmente la atención a las calles, la recolección de la basura y la seguridad.  El ciudadano siempre se queja o su principal preocupación radica, esencialmente, en su seguridad.  Un ciudadano que se siente seguro, es un ciudadano que tendrá una mejor percepción de su entorno.

La basura, esencialmente debe ser un problema inmediato a resolver.  Con ello se evita la propagación de otros problemas que tienen relación directa con la salud.  Riesgos de contaminación y posibles brotes de enfermedades se evitarán si el problema se atiende con prontitud.

Solidaridad ha brincado a la escena por la pésima administración de los recursos públicos, al grado que han llegado a rematar un lote de mil vehículos para paliar la crisis.  Reducción de salarios, recorte de personal y limitaciones presupuestales son hoy la realidad de Solidaridad.  Problemas severos de recolección de basura y una deuda que supera los 800 millones de pesos, triplicada en apenas una administración.  Un municipio que es el segundo a nivel estatal que recibe más recursos para su administración resultaba –hasta hace algunos meses- imposible de pensar que enfrentara esta situación.

Todo lo anterior tiene una relación directa con el manejo y destino del erario, de los impuestos que pagamos los contribuyentes.  Leí en un artículo de la revista Nexos un conjunto de propuestas que bien merecen ser analizadas.  En Canadá, por ejemplo, la mitad de los ingresos mensuales del trabajador van a dar al pago de impuestos, pero los servicios públicos son de primera calidad.  El ciudadano recibe puntualmente por parte de su autoridad municipal un reporte de los gastos que mensualmente realiza para que éste conozca el destino de su pago.  Así, el cumplimiento de sus obligaciones fiscales incrementará al ver que el gobierno transparenta lo que ingresa y lo que egresa de sus arcas.

En este mismo orden, el ciudadano tiene conciencia de los impuestos que paga. ¿A qué me refiero? A que, previo a todo pago de algún bien o servicio, se sabe a ciencia cierta cuánto pagaremos al fisco por concepto de impuestos por lo que estamos adquiriendo.   Con esto, el ciudadano no solo sabe cuánto sino qué se hace y hacia dónde se destinan sus impuestos.

Finalmente, un tercer punto de reflexión y que a mi parecer es el más complejo de implementar.  La sanción a servidores públicos corruptos.  El ciudadano exige con justa razón que, además de saber cuánto paga y hacia dónde van a dar sus impuestos, se sancione a aquellos que desvíen del erario, recursos para su beneficio personal.  Ya hay múltiples ejemplos que bien encajan en esta temática.  En resumen, cómo puede el gobierno exigir más impuestos si no le dice al ciudadano cuánto paga de impuestos, hacia dónde destina éstos y el por qué no castiga a los responsables de los desvíos.

Creo que, antes de pedir, se debe ofrecer un mejor mecanismo de ejercicio del gasto público y más aún, de garantizar la aplicación de sanciones.

El tintero.

El conflicto verbal entre Carmen Aristegui y Laura Bozzo empieza a tomar otros matices.  La periodista mexicana dio a conocer antecedentes penales de la conductora de Televisa sobre vínculos con el gobierno peruano durante la dictadura de Alberto Fujimori y de ciertos favores y privilegios a los que se hizo acreditada.  Bozzo, por su parte, le hizo llegar por escrito su derecho de réplica, algo que inusualmente Televisa no otorga a los ciudadanos.  Veremos en qué concluye esta tragicomedia.

Las denuncias por secuestros reportadas en el país no han disminuido.  Solo en los primeros 9 meses de gobierno de Peña Nieto, tuvo un incremento del 19% con respecto a los primeros meses de Calderón.  Nueve entidades presentaron incrementos en este rubro: Morelos, Guerreo y Sinaloa encabezan la lista con 119, 92 y 28 casos, respectivamente.  Durante la administración de Calderón, en el mismo período, los casos reportados fueron de 69, 55 y 18, respectivamente.

(*) Internacionalista, analista político y comentarista en el programa radiofónico SIPSE Café del 95.3 de FM.

 

http://columnapensamiento.blogspot.mx/

También podría gustarte
error: Content is protected !!