La LXIV Legislatura/

La LXIV Legislatura/

Opinión Pública y Debate/

Por Néstor Eduardo/

Correo: opinionpublicaydebate@gmail.com

 

En fechas recientes fuimos testigos de algunas disputas en el Congreso de la Unión, la primera de ellas fue la confrontación entre el Diputado Gerardo Fernández Noroña y el presidente de la Cámara, el Diputado Porfirio Muñoz Ledo, ambos de la alianza “juntos haremos historia”. Y la segunda en el Senado, por la aprobación de la licencia para el senador de Chiapas Manuel Velasco.

En ambos casos fue más que evidente la capacidad de los operadores políticos para sumar apoyos y cumplir compromisos, por una parte: Muñoz Ledo, que al presentarse al pseudo informe de enrique Peña Nieto junto con Martí Batres, de una u otra forma, mandan señales de blindar al gobierno saliente según el pacto implícito entre AMLO y EPN. Y por otro lado, Ricardo Monreal, quien inmediatamente comenzó con la construcción de mayorías dentro la Cámara alta para darle gobernabilidad al proyecto de cambio de AMLO, al mismo tiempo que desarticuló la alianza del PRI con el PVEM en el Congreso.

No cabe duda que la real politique (pragmatismo), se está imponiendo, y MORENA comienza a buscarle cause a la Agenda del presidente electo aun cuando éste todavía no ha tomado posesión. No cabe duda que en la siguiente administración se utilizará a la aplanadora morenista para el cabal cumplimiento de la oferta política esgrimida en campaña, sin embargo, la duda que queda en el aire es ¿qué pasará con el combate a la corrupción y la impunidad? ¿cuál será el margen de maniobra del nuevo gobierno para castigar la corrupción e impunidad sin romper este pacto transicional? ¿se conformará el pueblo de México, y más aún, los morenos más radicales en un proceso de transición tipo Pacto de Monclova, o buscarán cambios más profundos como los de la primavera árabe de principios del milenio?

Todo dependerá de las condiciones internaciones, recordemos que México tiene una larga frontera con la nación pilar del actual modelo económico, los cuales mantienen intereses y compromisos trasnacionales imbricados en México. No creo que sigamos siendo el patio trasero de los EU en éste nuevo sexenio, pero tampoco vislumbro posibilidades de ruptura con nuestro principal socio comercial. No obstante que el Brexit y la misma llegada de Macron o Trump, son señales del retorno al Estado de Bienestar (proteccionismo económico), lo cierto es que México necesita antes que nada desarrollo e integración económica, tanto hacia el norte, pero primordialmente hacia el mercosur, para dejar de ser tan dependiente de los intereses y mercados hegemónicos y oligopólicos que han llevado a nuestra economía a la monstruosa concentración que tanto afecta el bienestar y desarrollo de las mayorías.

Por lo tanto, le competerá a la LXIV Legislatura decidir qué proceso de transformación o cambio político quiere para México, el acelerado: conformar un Constituyente, castigar el pasado reciente, combatir la corrupción y desdoblando el desarrollo hacia el sur, o el moderado, relanzar el TLCAN, sin revisión del pasado inmediato y sin tocar al gobierno saliente.

También podría gustarte
error: Content is protected !!