Inundaciones politizadas

La gallinita de los huevos de oro/

Por: Javier Ugalde/

La gallinita ya está harta de que en Cancún todo pretenda politizarse y se le busque aristas partidistas, como si de esa forma fuera posible justificar, explicar, aminorar y hasta darle solución a los problemas que padece la ciudad.

Las intensas lluvias de los últimos días pusieron en acción a las autoridades municipales, quienes se afanaron por atender una contingencia ambiental que la avecilla no recuerda en al menos los últimos 25 años, sin contar los dos huracanes que han afectado al destino vacacional.

Bomberos, policías, agentes de tránsito, personal de Servicios Públicos y de Protección Civil han trabajado de forma intensiva en los últimos días para hacer frente a la furia del clima, que en pocas horas dejó caer cantidades extraordinarias de lluvia; unos 110 milímetros cúbicos sólo el miércoles pasado, supo la gallinita, que equivale a la precipitación pluvial de todo un mes en temporada de lluvias.

La avecilla entiende que tales cantidades de agua –que tan sólo en tres horas del torrencial aguacero de ese mismo día por la mañana alcanzó poco mas de 90 milímetros cúbicos- afectan de forma severa a cualquier ciudad del mundo, por muy buen drenaje que tenga, pues se trata de un fenómeno extraordinario, que supera cualquier previsión.

Con ello la gallinita no pretende lavarle la cara a nadie, ni tampoco justificar presuntas o reales negligencias o falta de capacidad de cualquier autoridad, sea del color o sabor que sea.

La avecilla entiende que hay una serie de factores que inciden en las afectaciones que pueden generar lluvias tan intensas como las de los últimos días y no duda que hay responsabilidades por decisiones, permisos, obras mal hechas o falta de labores de mantenimiento que pudieran tener relación con inundaciones severas, pero, sobre todo, con la capacidad para que el agua drene o no con facilidad.

En este punto es en donde la gallinita se ha topado con ese defecto de politizar las cosas, lo cual se ha reflejado tanto en declaraciones de prensa como en expresiones expuestas en las redes sociales.

Por una parte, nota la avecilla, los amarillos y azules que hace mes y medio dejaron el poder en el municipio de Benito Juárez han encontrado en los daños causados por las severas lluvias terreno fértil para atacar al nuevo gobierno tricolor y, de la misma forma, las nuevas autoridades se curan en salud responsabilizando de todos los males a cosas mal hechas u omisiones de sus antecesores.

Todo esto lleva las cosas al terreno de la politiquería, de la grilla, en la que se busca sacar raja política por medio de la descalificación ramplona y gratuita del adversario y así, a la vez, justificar lo que se pueda, a fin de evadir responsabilidades ante los daños causados por el poder de la naturaleza, que, estima la gallinita, demuestra que es capaz de generar caos y daños terribles.

Sin embargo, entre todo este desmadre politiquero, nota la avecilla que se evade el centro del problema, donde hay desde simple falta de previsión y de planes apropiados, hasta programas de desarrollo urbano incumplidos ya sea por negligencia, omisión o hasta corrupción.

Los sitios en donde el agua no ha podido drenar, como algunas partes de las regiones 200 o en el fraccionamiento Bahía Azul –que ya sus moradores le llaman Laguna Azul- o las colonias Lombardo Toledano y Donceles 28, hay detrás historias de negligencia, omisión y corrupción, estima la gallinita, porque en esos sitios, aún y cuando se tenía la certeza de que se tendrían problemas recurrentes de inundaciones cada vez que se tuvieran lluvias intensas, se permitieron los asentamientos humanos y la construcción de viviendas y unidades habitacionales.

Mientras se pelean y se acusan mutuamente los tricolores y los amarillos-azules, la avecilla ve como la visión de corto plazo de nuestros políticos, acompañada de la corrupción, ponen en riesgo a la ciudad y sus habitantes, quienes seguirán padeciendo de inundaciones severas cada vez que haya lluvias intensas, pues no hay a la vista la posibilidad de planes de largo alcance que proyecten obras y un desarrollo de largo plazo, que vayan más allá de las necesidades políticas de los políticos, cuya visión sólo alcanza para mirar la siguiente elección y no más allá; por eso politizan todo.

Twitter: @jugalde4

jugalde4@gmail.com

También podría gustarte
error: Content is protected !!