El Huachicoleo tiene color /

Opinión Pública y Debate /

Por Néstor Eduardo/

Durante décadas hemos sostenido que el cártel neoliberal se ha dedicado al saqueo del patrimonio nacional y a la destrucción de las finanzas públicas a través del endeudamiento. No puede entenderse el colapso gubernamental y la pauperización de la población mexicana sin que la delincuencia organizada estuviera estructurada desde los más altos círculos de poder del gobierno mexicano. Por lo tanto, el estado de descomposición económico y social que priva en la sociedad es solamente el reflejo de la descomposición política de nuestras élites gobernantes.

Los hurtos por huachicoleo confirman que la política de corrupción y saqueo se ha instrumentado desde la cúpula gubernamental hacia abajo, llegando al eslabón más débil e insignificante de la cadena que es el ciudadano. No obstante, las anteriores administraciones le han delegado casi en su totalidad al ciudadano, la culpa y la responsabilidad por los costos de la corrupción. Y sin embargo, con todo lo que ha salido a la luz por la política combate al robo de hidrocarburos en México, les queda ya bien claro a la mayoría de que la escasez de la gasolina no es por falta de oferta del hidrocarburo, sino por escasez de huachicol para la venta. Es decir, las gasolineras que no tienen combustible son aquellas que insoslayablemente se dedicaban a la adquisición y posterior venta de combustible robado (huachicol), y es por ello, que ahora que se está terminando con ésta práctica dichas gasolineras sufren por falta de oferta o tienen problemas de desabasto.

En otras palabras, es falso que PEMEX les esté limitando el suministro de combustible, lo que pasa es que les está entregando sus dotaciones históricas de consumo. Ejemplo; si una gasolinera vendía 7000 litros de gasolina al día en enero de 2018, hoy día, PEMEX les sigue suministrando 7000 litros más un porcentaje estimado por el crecimiento del parque vehicular, supongamos 7060 litros. Sin embargo, si ésta gasolinera que siempre ha comprado cantidades similares de combustible se queda sin combustible para vender antes de que termine su próxima dotación, es porque esa gasolinera estaba adquiriendo huachicol y así satisfacía la demanda real del establecimiento. Por lo tanto, compraba gasolina a PEMEX para justificar operaciones, pero adquiría huachicol para completar la demanda real de la gasolina de su localidad.

Por lo tanto, llama poderosamente la atención que los principales focos rojos por desabasto de combustible se estén dando en estados con gobiernos históricamente vinculados a Panistas, Priistas y Perredistas como Guanajuato, Puebla, Aguscalientes, Jalisco, Querétaro, Tamaulipas, Michoacán y Estado de México, lo cual configura no sólo el simple cohecho, sino una absoluta complicidad que puede llegar a los más altos dirigentes de dichos institutos políticos.

Inevitablemente tendrá que comenzar una cacería de brujas por el Ministerio Público Federal, empezando por Romero Deschaps, el principal huachicolero de México, y que puede llegar hasta los expresidentes Fox, Calderón y Peña Nieto. E incluso, pudiera haber noticias de Rafael Moreno Valle y Marta Erika Alonso. Tiempo al tiempo.

Correo: opinionpublicaydebate@gmail.com

También podría gustarte
error: Content is protected !!