Democracia y dinero a la baja

Pensamiento lateral/

Por: Miguel Á. Martínez Castillo (*)/

Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia.

Theodore Roosevelt (1858-1919).  Político estadounidense.

Dos temas llamaron mi atención esta semana.  El primero tiene que ver con la forma de gobierno, la democracia, y el segundo vinculado al dinero.  Ambos presentaron una tendencia a la baja y sin tener algún vínculo que los relacione directamente.  Empezaré con la democracia.  Algo muy preocupante está sucediendo en nuestro país sobre ésta y su papel como sistema de gobierno.  Los mexicanos ya no creen en ella ni les interesa fomentarla.

De acuerdo al informe publicado por Latinobarómetro 2013, el estudio abarca un comparativo desde 1995 hasta 2013 de los países que conforman la región latinoamericana con respecto al apoyo que dan los ciudadanos a la democracia.  Es de sorprender que el país que mayor apoyo le brinda sea Venezuela, a pesar del régimen autoritario y populista que tiene Nicolás Maduro.  Junto con Ecuador, estos dos países superan los dos dígitos en porcentaje de simpatía. Le siguen Chile y luego una lista empatada de varios países:

Aumento de apoyo a la democracia en 2013 respecto del promedio 1995- 2013

País Aumento apoyo a la democracia en puntos porcentuales
Venezuela 16
Ecuador 13
Chile 8
Argentina 5
Bolivia 5
Brasil 5
Paraguay 5
República Dominicana 5
Colombia 4
Guatemala 3
Perú 2

Fuente: Latinobarómetro 2013.        

La pregunta central en el estudio se dividió en tres respuestas alternativas: ¿Con cuál de las siguientes frases está Ud. más de acuerdo? La democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno; En algunas circunstancias, un gobierno autoritario puede ser preferible a uno democrático; A la gente como uno, nos da lo mismo un régimen democrático que uno no democrático.

Otra sorpresa de este informe es el caso mexicano.  Somos el país más escéptico acerca de considerar a la democracia como la forma más apropiada de gobierno, el segundo más insatisfecho con su desempeño y de los que menor porcentaje presenta respecto al apoyo que se le den a las instituciones de gobierno y partidistas.  Mientras que en 1995 el apoyo a la democracia fue del 49%, y alcanzando su mejor puntuación en 2002 con 63%, en 2013 ha alcanzado su peor nivel con 37%.

Otro elemento es la importancia de la existencia de los congresos nacionales y los partidos políticos como piezas claves para la supervivencia de la democracia.  En la región, la mayoría considera (65%) que los congresos deben existir para que la democracia funcione.  Mismo porcentaje de respaldo es para los partidos políticos:

Apoyo a la democracia según importancia del

Congreso y partidos políticos para su funcionamiento

  Sin Congreso Nacional no puede haber democracia La democracia puede funcionar sin Congreso Nacional Sin Partidos Políticos no puede haber democracia La democracia puede funcionar sin Partidos Políticos
Apoyo 65 47 65 48
Autoritarismo 14 22 13 22
Indiferencia 17 25 17 25

Fuente: Latinobarómetro 2013.

Pero, ¿qué tan satisfechos estamos los mexicanos con la democracia?  Los resultados del informe no son nada halagadores: somos el penúltimo país satisfecho con esta forma de gobierno, con apenas un 21%, mientras que países como Uruguay presenta la tasa más elevada de satisfacción, con un respaldo de 82 puntos porcentuales.  Incluso, México está por debajo del promedio de satisfacción de la región, que es del 39%.  Si se piensa que en Europa se está mejor, están equivocados, pues los índices promedio son iguales (39%) con respecto a América Latina.

Lo más extraño es que este desencanto hacia la democracia no es directamente proporcional a la situación económica del país, sino que ésta se encuentra ligada más al desempeño que tengan los partidos y el Congreso.  Siguiendo el caso mexicano, 45% considera que los partidos no son necesarios para garantizar la democracia, y un 38% opina lo mismo respecto al Congreso.  Son los porcentajes más altos de la región.  Por su parte, el promedio regional para el primer caso es de 31% y para el segundo es de 27%. Y como colofón, tenemos el penúltimo lugar en satisfacción con respecto a la democracia, con apenas un 18%, mientras que el promedio de la región es del 39%.  Sin duda que el informe deja mucho a la discusión, pero lo que es un hecho es que los mexicanos viven un desencanto hacia la democracia.

Fuente: Latinobarómetro 2013

El segundo rubro, el económico, tiene una relación directa con el Congreso de la Unión.  Hasta la legislatura federal pasada, un nutrido grupo de gobernadores organizaban sendos festines en honor a los legisladores.  Las carpas instaladas en los patios del Congreso de la Unión con muestras gastronómicas y artesanales, o como el caso de Nayarit en 2010, que su Gobernador mandó a montar un escenario de una playa con modelos en bikini que invitaban a visitar la entidad, eran ya una tradición no escrita para convencer a los diputados para que éstos les asignen más recursos.  Un lobbying muy a la mexicana.

Jalisco no se quedaba atrás y ofrecía tortas ahogadas y tequila a sus visitantes legisladores.  Todo esto se dio durante la legislatura 2009-2012.  Y un dato curioso: quien era el invitado de honor –el presidente de la Comisión de Presupuesto del Congreso- hoy ocupa el cargo de Secretario de Hacienda federal: Luis Videgaray.

Ese tipo de cabildeo tuvo resultados: Nayarit obtuvo un 10% más del presupuesto que había solicitado.  Sin embargo, para 2013 la situación ha cambiado radicalmente: las carpas, las exposiciones gastronómicas, artesanales y los montajes han desaparecido.  Ahora la pasarela de los gobernadores es en privado, con Videgaray por un lado y con los integrantes de la Comisión de Presupuesto, por el otro.  No habrá quien diga que se extrañan aquellas épocas de abundancia y excesos.  La carestía de recursos y los problemas financieros en las entidades sin duda que han llegado a afectar al propio Congreso.  La crisis barre parejo, hasta en las mejores familias.

Si a esto le agregamos los problemas que hay para la aplicación de sanciones a los gobiernos locales, peor no podría estar el panorama político.  Existen entidades gobernadas por los tres partidos más representativos del país que fueron observadas por la Auditoría Superior de la Federación y que hasta hoy no han rendido cuentas: Baja California con 145 millones 977 mil 300 pesos, gobernada por el PAN; Veracruz, donde desapareció la cuenta del Fondo de Aportación para Seguridad Pública por 122 millones 162 mil 400 pesos, gobernada por el PRI; y Michoacán, con 238 millones 728 mil pesos gobernada por el PRD.

Por ello, en parte, los mexicanos han expresado que el país vive una mala situación económica: somos el tercer país en América Latina que refleja ese pesimismo con 46%, mientras que el promedio de la región alcanza un 29%.

Fuente: Latinobarómetro 2013. 

El tintero.

El aeropuerto internacional de Chetumal no vio actividades este día miércoles debido a que los aviones de la empresa Interjet se negaron a aterrizar por un detalle: los baches.  Las calles de la ciudad no son las únicas en mal estado, ahora se suma la aeropista que afecta sin duda a muchas personas que necesitan viajas a otras entidades.  Por su parte, el alcalde capitalino ya habló sobre el tema de las condiciones de las calles en Chetumal: requiere de poco más de mil millones de pesos para sanear las de por sí desgastadas calles.  Como un dato comparativo, el Congreso de la Unión aprobó un Fondo para pavimentación en municipios del país por 5 mil millones.  ¿Alcanzará para todos?  Por lo pronto el alcalde ya dijo que le separen mil millones para su municipio.

México ocupará para el trienio 2013-2016 un asiento en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.  Ojalá este sea un momento importante para hacer los cambios que requiere el reforzamiento de tan importante temática para el país.

(*) Internacionalista, analista político y comentarista en el programa radiofónico SIPSE Café del 95.3 de FM.

Visita www.columnapensamiento.blogspot.mx

También podría gustarte
error: Content is protected !!